viernes, 18 de diciembre de 2009

Régulo Villegas (1930 - 2006) El Paraíso de los condenados

Cruz-Diez


antepasados

El ojo espeso de la noche
anclada en el cuello de los toros
marca el viaje inicial de los amores

Fue en la época de las palomas sangrientas
cuando mis antepasados
desenrollaron el dedo de mi novia

Todos se confabularon contra mí

Mi novia y yo éramos de la misma edad
ella tenía dos lunas yo tenía un sol

y éramos jóvenes

Un enemigo de largo fémur
sentó una niña en mi frente
aún siento astillas en mis córneas
y un claro sabor a pila bautismal

Mi gran tío golpeó con su bastón
las serpientes de luz que mordían el agua

“Es inútil –dijo– que plantes
Trece estacas en el vientre de la iguana”

Yo estaba absorto peinando
el sexo de mi amada
por eso no sentí cuando un cangrejo azul
se prendió a mi calcañar

Palmeras crepusculares
llenan el día de latigazos cárdenos

Soy el Gran sanador el Superviviente

He regresado tres veces de un viaje
alrededor de una fruta fulgurante

Escudos alucinados me protegían
sin embargo yo fallecí entre las sirenas

Yo en mi conjuración devoré sus pechos
y mis tímpanos purificados del estiércol
fueron asediados por las palabras
como un estanque por pájaros silvestres

Yo al centro de los ruidos
De la cabeza de un hombre
brota una llama como un fósforo triste

Camino sobre muelles perfumados
camino sobre frutas ruines
como un relámpago lento

He aquí a mi amada que dice

“Sube a mis rodillas
antes que los conejos dorados
empiecen a rondar los techos”


del nacimiento


Yo habitaba mi país de origen
ignoraba los ritos y las iniciaciones
desconocía mis generaciones anteriores

Me desterraron bajo las garras azules de la lluvia
desde entonces lámparas húmedas lamen mi rostro

Único fue mi grito
incapaz de morder la forma de los signos
cuando mi padre dijo “Es Él”
y besaba mis pies y mi frente conocidos ya
por confesiones clandestinas de la sangre

Marché junto a mi sombra

Mujeres blandas como grasa
tornaron mi corazón límite fresco
pesado como un crimen

Hoy digo a mis padres

-Mirad el aire poblado de pulpos minerales
mirad al sol regando tachuelas en el piso

Digo –soy vuestra agonía más mis huesos
soy vuestra edad doblada en el olvido.

Antes de hablar sabed que de vosotros
filosos mandarines cortarán la sonrisa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...