viernes, 14 de agosto de 2009

In memoriam Eleazar León.


Hasta siempre poeta


"Los eunucos literarios quieren vejar a algunos escritores llamándolos prosistas. La castración de su argumento les viene de oponer la prosa a la poesía. Lo contrario de la poesía no es la prosa sino lo prosaico. venga en verso, versículo, discurso, narración o lo que sea. La poesía, como el espíritu, sopla en cualquier parte y, lo que es más raro, aparece hasta en los llamados poemas. Los eunucos, que para eso guardan tesoros que no pueden disfrutar, dan voces de alarma cuando ven a alguien con el arma que profana sus vigilias estériles. Para qué tanto ruido: no pueden perder dos veces lo que, en caso de tener, no les serviría para nada."

"Respecto al enamorado, quién sabe si sentir piedad o envidia, puesto que su condición es tal vez el último rastro de lo sagrado sobre la Tierra. Nadie es a la vez más inocente y más condenado. La mitad de su alma ( y a veces su alma entera) respira en otro cuerpo, y su suerte depende del capricho de quien ama. No su felicidad, su simple bienestar es precario, agonizante, acorralado, terrible, furioso, perplejo, inmortal."

"Diógenes el Cínico, cuando sentía que las cosas le iban demasiado bien, buscaba una raíz amarga y la masticaba durante horas. También le servían especies de Egipto y hojas asiáticas con el prestigio del veneno, el ardor o la desazón. "¿Qué haces, Diógenes?" , le preguntaban. Y el Perro Celeste, como lo llamó un poeta, y sin abandonar su endiablada trituración, decía: "Nada más recupero el sabor de la vida, que me abandona."

De: Instigaciones. 1991

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...