martes, 13 de octubre de 2009

Waldo Bastías. Autopistas.



En la frenética velocidad
de una autopista
siempre encuentras
inesperados paisajes

Emociones desconocidas
y oscuros miedos
acechan al viajero

Jaurías de carros
autobuses y camiones
se persiguen
en una endemoniada cacería

No hay piedad

Sólo la violenta belleza del rock
y la visión del fiero mundo
permiten saborear
el paisaje brutal
de una autopista

¿Qué mejor forma para decir adiós
que fundirse a doscientos
kilómetros por hora en gasolina
la ardiente sangre
de las autopistas?

Mientras tanto
aún puedo ver los montes
las verdes praderas
También algunas aves
atraviesan el cielo caliente
de la tarde

La música golpea mis oídos
y me envuelve
Detrás de mí
una marea de fuego devorador
avanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...