lunes, 6 de julio de 2009

Rafael José Álvarez


Cuadro


Hemos desgastado

nuestros ojos en los cuadros.

En esa fijación han trabajado

las arañas

Nos hemos repartido en el fragmento

de cristales y aldabas

El gato husmea

debajo de los árboles

y en los restos de un pájaro

que estuvo en nuestros sueños.



Conocí sus memorias


Conocí sus memorias,

el polvo de sus fechas y su perplejidad.

Zumbaba el caballito del diablo

en un luminiscente azul revelado

por ellos que miraban

fijos su ardentía en los jardines de Arabia.

Dentro la demolición,

las cariadas maderas,

la agitación mental que barre los papeles,

la sequedad de las hojas dormidas.

Son, a un palmo de la noche,

trozos de un sueño que asoma en las ancilas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...