lunes, 20 de abril de 2009

Valparaíso me persigue


Esta pieza hostil
llena de trastos
saturada de penumbras
que me aprieta la cabeza
en la mañana
con sus dedos helados

Este cuarto nuboso, neblinoso
con escaleras que bajan y suben
que me llevan tropezando hasta el espejo
para mostrarme el paso de los días

Este cuarto impersonal y frío
que yo caliento con vino
por las noches
para habitarlo
con mis fantasmas predilectos
se transforma
por arte de esta magia
en la nave azul en que navego
de regreso al viejo puerto
en donde quedaron anclados mis zapatos
esperando
para volver a recorrer conmigo
esas calles retorcidas
y amadas.

Waldo Bastías

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...